domingo, 11 de septiembre de 2011

Aparcar en Colonia, puestos a prohibir, ¡prohibamos!



Esta foto es de una máquina de la OTA alemana con un interesante mensaje en la pantalla : “Verbotene Summe”.

Este mensaje me apareció la otra noche cuando intentaba sacar un ticket para aparcar en la calle por 1 euro, 50 céntimos. Como era de noche, las 22:15 para ser exactos y la calle, a pesar de ser una gran avenida, estaba oscura, no conseguía saber por qué la máquina se empecinaba en devolverme el dinero.

Metí varias veces las dos monedas pulsando a tientas el botón sin conseguir que la máquina entrara en razón. Como no avanzaba, no me quedó más remedio que sacar el teléfono del bolso y encender la linterna para ver qué demonios pasaba con aquel artefacto.

Enfoqué la pantalla y me sorprendí con el mensaje “Verbotene Summe”, que en resumidas cuentas significa "cantidad o importe PROHIBIDO". Um Gottes Willen! Prohibido? Dije en alto, ¿de verdad prohibido en toda la extensión de la palabra?.
Me quedé atónita.

Leí detenidamente las instrucciones y comprendí que sólo podía comprar medias horas, nada de minutos sueltos. Tenía que meter dos euros por los cuarenta y cinco minutos que faltaban para las 23:00 horas, cuando finalizaba el horario de pago.

¿Qué iba a pasarme ahora?. ¿Abriría la avariciosa máquina sus fauces para engullirme?,¿sacaría un brazo que me agarraría por el cuello para detenerme, o iba a salir un diminuto individuo con credenciales que me multaría por semejante tropelía?.

P. y yo nos miramos pasmados. Vaya contundencia en el uso del idioma había tenido el fulano que había elegido aquellas palabras. Cualquier otro adjetivo como erróneo o incorrecto no le había parecido suficiente, PROHIBIDO era sin duda lo mejor, había que amedrentar a los fuera de la ley.

Cuando volví en mí, no podía parar de reír. La noche había empezado bien, habría que celebrarlo con un buen Gin Tonic.

6 comentarios:

Demián dijo...

Contradictorio mundo. Estoy saturado de loas a la tolerancia, a la consideración del otro, a la comprensión, etc; y ahora algo tan nimio como marcar una cantidad, se hace via prohibición. Cosas veredes...
Saludos

C.Ruiz dijo...

Hola Demián,

yo creo que al que se le ocurrió semejante "prohibición", no valoró lo ridículo del caso. Alguien que divide el mundo en cosas prohibidas y cosas permitidas.

Suena absurdo hasta para un alemán.

Saludos!

Mexiñol dijo...

Y hasta las once la noche funcionan los chismes esos?? que cobrones los alemanes

C.Ruiz dijo...

Mexiñol,
sí funcionan, con nocturnidad y alevosía.
Saludos!

Pep dijo...

Hace algun tiempo que sigo tu interesante blog. También llevo unos meses estudiando alemán para en un futuro trasladarme a Berlin o Colonia, ésta última ciudad la visitado este verano.
También me sorprendió el uso tan extendido de la palabra verboten por parte de mi profesor, verboten llamar más tarde de las 22.00, verboten hacer ruido a partir de las 20.00, verboten esto y lo otro... espero no haberme equivocado de país para mi traslado.

Celia Ruiz dijo...

Hola Pep,
no, no te has equivocado en la elección, en Alemania hay muchas otras cosas que sí están permitidas y que merece la pena disfrutar ;-)

Mucha suerte y bienvenido al blog.